August 12, 2022

2022 Fall Marriage Supplement

Los cursos de planificación familiar natural en español responden a una ‘enorme necesidad’ y ‘construyen la cultura de la vida en español’

Detrás de sus alumnos, los facilitadores del curso de planificación familiar natural (PFN), Georgina Villaseñor (izquierda), Ernesto Villaseñor y Mireya Ramírez, instruyen a José Pérez (izquierda), Carolina Pérez, María García y Alberto Ambrosio durante el primer curso de planificación familiar natural en español de la Arquidiócesis en la Parroquia de Nuestra Señora de Greenwood en abril. (Foto enviada)

Detrás de sus alumnos, los facilitadores del curso de planificación familiar natural (PFN), Georgina Villaseñor (izquierda), Ernesto Villaseñor y Mireya Ramírez, instruyen a José Pérez (izquierda), Carolina Pérez, María García y Alberto Ambrosio durante el primer curso de planificación familiar natural en español de la Arquidiócesis en la Parroquia de Nuestra Señora de Greenwood en abril. (Foto enviada)

Por Natalie Hoefer

Hasta hace poco, el centro y el sur de Indiana eran lo que Gabriela Ross denominó un “desierto,” lo cual no tiene nada que ver con la falta de lluvia, sino con la ausencia de facilitadores de habla hispana con la que se topó mientras buscaba instructores que pudieran impartir cursos de planificación familiar natural (PFN) en español en la Arquidiócesis.

“Solamente había tres,” afirmó Ross, directora de la Oficina de Matrimonio y Vida Familiar de la Arquidiócesis. “Y apenas había otro más, quizá dos, en el resto del estado.

“Llamamos a otras diócesis y también tenían una gran necesidad de instructores de PFN en español. Había un vacío tremendo en la planificación familiar natural en español.”

Claudia Corona, coordinadora de la oficina de Ross, aseguró que existían cursos en línea en español.

“Pero las parejas hispanas quizás no tienen computadoras, o trabajan mucho y sus horarios no coinciden con los de las clases,” comentó.

Corona también señaló la falta de conocimiento sobre la planificación familiar natural entre los católicos hispanos.

“No se predica en las homilías, por lo que muchos católicos hispanos no saben qué es, cómo funciona, qué enseña la Iglesia al respect,” aseveró.

“Prácticamente lo único que conocen son los métodos anticonceptivos y la esterilización. Los médicos las presionan para que tomen la píldora [anticonceptiva], y luego, cuando llegan a cierta edad o tienen muchos hijos, las presionan para que se hagan una histerectomía.”

Según comenta Ross, las nuevas estadísticas respaldan la necesidad de contar con instructores de PFN de habla hispana. Citó un estudio reciente que identificaba a Indianápolis como la segunda ciudad con mayor crecimiento de población hispana católica en la región episcopal que abarca Illinois, Indiana y Wisconsin.

“Para responder a las necesidades de la Iglesia, debemos ser más proactivos,” aseguró. “Y en verdad no estamos siendo proactivos, porque [los católicos hispanos] ya están aquí.”

Las necesidades de la Iglesia también incluyen ofrecer clases de PFN en español para las parejas de novios hispanos.

“La planificación familiar natural generalmente forma parte de la preparación para el matrimonio,” afirma el padre Todd Goodson, párroco de la parroquia de Nuestra Señora de Greenwood. “Si seguimos las directrices, estos cursos deben ofrecerse en español para los novios hispanohablantes.”

Ross y Corona idearon un plan para hacer frente a la situación. El primer paso fue encontrar parejas hispanas familiarizadas con la PFN que estuvieran dispuestas a impartir clases a otras.

Ross explicó que “no solo buscamos parejas que se sientan cómodas presentando la información, sino que además tengan experiencia usando el método y que sepan lo que la Iglesia enseña. Tienen que ser testigos vivos de la cultura de la vida en el matrimonio.”

En la búsqueda realizada identificaron cinco parejas quienes aceptaron realizar un curso a través de la Couple to Couple League (CCL) para convertirse en instructores certificados del método sintotérmico de planificación familiar natural. Se certificaron en diciembre de 2021, y actualmente hay otras 12 parejas inscritas en el curso de certificación de la CCL para convertirse en instructores de PFN en español en la Arquidiócesis.

“Estas parejas ya colaboraban activamente en sus parroquias y en el ministerio,” expresó Ross. “Son líderes, y les reconozco el mérito de ser misioneros en sus parroquias para transmitir el mensaje de que esta [la PFN] es una expresión del amor conyugal. Gracias a esta cambió mi vida y mi matrimonio; y sin duda podemos ayudarles.”

El primer curso de PFN patrocinado por la Arquidiócesis se celebró en Nuestra Señora de Greenwood en abril.

Las parejas estaban “muy agradecidas” de conocer el método sintotérmico en español, dijo Corona.

“Los comentarios de las evaluaciones decían que el curso estaba bien organizado, que el tema se trataba con respeto, que los facilitadores eran amables y simpáticos, y que la instrucción era clara,” afirmó.

El padre Goodson estuvo de acuerdo y señaló que las parejas estaban “gratamente sorprendidas al descubrir que [la PFN] es beneficiosa y útil.”

El curso consta de cuatro sesiones una vez por semana, materiales, un libro, un termómetro, tres sesiones personales con el instructor y una suscripción de un año a la aplicación de CCL. El precio del curso es $75; el mismo curso en línea en español cuesta actualmente $135.

“Es mejor hacer el curso en grupo,” apuntó Corona con respecto a la ventaja de las sesiones presenciales. “Es positivo conocer a otras parejas que están aprendiendo. Y si no encuentran una clase en un horario que les convenga, pueden reunirse individualmente con un instructor.”

También se ha impartido un curso en la Parroquia de Santa Mónica de Indianápolis, y se ofrecerá otro en Nuestra Señora de Greenwood en octubre. Ross dijo que su oficina está trabajando activamente con la Parroquia de San José en Shelbyville y la Parroquia de San Bartolomé en Columbus para poner el curso a disposición de estas comunidades.

“Nuestra mirada está puesta en toda la Arquidiócesis, y me hace mucha ilusión construir la cultura de la vida en español,” aseguró Ross. “Pero por ahora, queremos asegurarnos de que estamos bien plantados y somos capaces de mantener lo que tenemos, ver cómo va y crecer a partir de ahí.”

Aun así, anima a quien esté interesado en que su comunidad de fe ofrezca un curso de PFN en español a que “hable con su párroco y vea si puede invitarnos a llevar las clases a la parroquia, y colaborar con ellos para llevarlas a la práctica.”

El padre Goodson se siente agradecido de que él y sus hermanos sacerdotes tengan ahora un recurso para que las parejas hispanas (comprometidas o casadas) aprendan sobre la planificación familiar natural.

“La enseñanza de la Iglesia es que las parejas casadas deben estar abiertas a la vida y no usar anticonceptivos,” afirmó. “En una cultura en la que los métodos anticonceptivos son la norma, las parejas deben recibir información sobre la enseñanza de la Iglesia para que puedan tomar las decisiones adecuadas.”

Es esa misma cultura la que refuerza la necesidad de la planificación familiar natural, especialmente ante la anulación del caso Roe v. Wade, observó Ross.

“El tema del aborto está en primera plana en el estado, y deseamos formar parte de la mesa de diálogo y plantear la PFN como alternativa para el control de la natalidad,” expresó.

“La perspectiva de los legisladores es que si el aborto ya no es una opción, entonces se debe brindar más acceso a los métodos anticonceptivos.

“Ahora es muy buen momento para hablar de la planificación familiar natural en Indiana y en la Iglesia. Así como también para difundir el mensaje de que el curso existe, que es accesible y que tenemos opciones en inglés y en español.

“Debemos cambiar la narrativa y demostrar que ya no existe un vacío en cuanto a la planificación familiar natural en español.”
 

(Para más información sobre la planificación familiar natural, visite www.archindy.org/nfp o www.archindy.org/nfp-espanol. El próximo curso de cuatro sesiones de PFN en español se llevará a cabo en la Parroquia de Nuestra Señora de Greenwood, 335 S. Meridian St., en Greenwood, de 7:00 a 9:30 p.m. los días 4, 11, 18 y 25 de octubre. El precio es $75 por pareja. Para inscribirse, llame o envíe un mensaje de texto a Claudia Corona al 317-800-9306 o envíe un correo electrónico a ccorona@archindy.org.)
 

See more from our Fall Marriage Supplement

Local site Links:

Like this story? Then share it!