April 19, 2019

Mensaje de Pascua del Arzobispo Charles C. Thompson

Arzobispo Charles C. ThompsonQueridos hermanos y hermanas en Cristo:

Los saludo en la gracia y la paz de Jesucristo Resucitado. En palabras del papa Francisco en su exhortación apostólica más reciente, luego del Sínodo de los Obispos de 2018 sobre “los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional,” ¡Christus Vivit (“Cristo vive”)!

Para los católicos y, de hecho, para todos los cristianos, la Pascua es el momento que marca la transformación de todo el año litúrgico. A lo largo de todo el año proclamamos la Buena Nueva de la salvación, el reino de Dios a nuestro alcance. Inmersos en la alegría pascual del Evangelio, celebramos la victoria de Jesús sobre el pecado y la muerte por nuestra salvación.

Luego de haber atravesado la época de la Cuaresma que culmina en la Semana Santa y, especialmente los tres días más importantes conocidos como el triduo, ahora comenzamos 50 días de celebraciones pascuales para señalar que creemos en el perdón de los pecados y la redención a través de la pasión, muerte y resurrección de nuestro Salvador Jesucristo. En el transcurso de esos 50 días que nos llevan a la Fiesta de Pentecostés, aprovechamos la oportunidad para elevar nuestras mentes, corazones y voces con agradecimiento por lo que Dios ha hecho por nosotros y para regocijarnos con alabanzas y gratitud.

Independientemente de las cargas, las injusticias y las carencias que sigan plagando nuestro mundo, nuestras familias y nuestras vidas, nos alegramos por el triunfo divino en Jesucristo que transforma todo.

La celebración de la Pascua nos recuerda que, así como la cruz pasó de ser un signo de condena, vergüenza y muerte para convertirse en el símbolo supremo de la redención, perdón y vida eterna, también nuestras vidas se transforman. Tenemos motivos para alegrarnos una vez más al anunciar a todo el mundo que ¡Cristo vive!

¡Que tengan una bendecida Pascua de Resurrección!

Arzobispo Charles C. Thompson

Local site Links:

Like this story? Then share it!