June 30, 2017

El rostro de la misericordia / Daniel Conway

Mantengamos la mirada en el Cielo, pero los pies en la tierra

El papa Francisco es muy hábil para crear imágenes. Sabe exactamente cómo lograr que las enseñanzas de Jesús adquieran una dimensión práctica para nosotros: nos presenta el mensaje de la Iglesia y lo aplica a nuestras vidas cotidianas.

El mes pasado, durante una de sus homilías matutinas entre semana en Casa Santa Marta (la casa de huéspedes del Vaticano en la que reside el Sumo Pontífice, en lugar de en el hogar tradicional de los papas, el Palacio Apostólico) el papa Francisco dijo que los cristianos estamos llamados a tener la mirada en el Cielo pero los pies en el mundo. Mediante esta imagen, el papa convierte la espiritualidad cristiana en algo muy práctico.

El Espíritu Santo entra en nuestros corazones para contribuir a llenar el anhelo del Cristo Resucitado que ahora se encuentra en el cielo preparándonos un lugar. Mediante el poder de la gracia de Dios, reconocemos el cielo como nuestro verdadero hogar, pero al igual que los primeros discípulos, no se nos permite sencillamente quedarnos de pie contemplando el cielo.

Estamos llamados a ser discípulos misioneros, testigos de la resurrección de Cristo que se diseminan por todo el mundo para proclamar su victoria sobre el pecado y la muerte. El poder del Espíritu Santo nos permite ser valientes y audaces en nuestra proclamación llena de alegría de que Cristo ha resucitado y somos libres.

Cuando Jesús ascendió al cielo, no se separó de nosotros. “Físicamente sí, pero está siempre unido a nosotros para interceder por nosotros”, nos dice el papa Francisco. “Le hace ver al Padre las llagas, el precio que ha pagado por nosotros, por nuestra salvación. Por lo tanto, debemos pedir la gracia de contemplar el Cielo, la gracia de la oración, la relación con Jesús en la oración que en este momento nos escucha y está con nosotros”. Esta es la contemplación del cielo que caracteriza a los cristianos fieles, la esperanza confiada que nos impulsa a unirnos con nuestro Señor.

Pero al papa Francisco le incomoda todo tipo de contemplación espiritual, pues considera que la vida cristiana es activa aunque también contemplativa. Nos saca de nuestra comodidad y nos lleva a “la periferia,” a los márgenes de la cultura humana y de la sociedad donde existen demasiadas personas que viven en el exilio, sin la esperanza de Cristo y sin la ayuda ni el consuelo de los discípulos cristianos.

Al momento de su Ascensión, Jesús dijo a sus discípulos: “Vayan al mundo y hagan discípulos.” Así pues, el papa Francisco nos dice repetidamente: “¡vayan!”. No debemos quedarnos sentados ni mantenernos apartados contemplando el cielo. “Vayan: el lugar del cristiano es el mundo, para anunciarle la Palabra de Jesús, para decirle que hemos sido salvados, que Él ha venido para darnos la gracia, para llevarnos a todos con Él ante el Padre”.

En este sentido, podríamos decir que el papa Francisco considera a los cristianos como personas que ven más allá del aquí y ahora, pero que jamás pierden de vista el hecho de que están llamados a la acción, a marcar la diferencia en el mundo aquí y ahora.

“Un cristiano debe moverse en estas tres dimensiones”, afirma el Santo Padre. Primero, debemos decirle al Señor “Que no me olvide del momento en que Tú me has elegido, que no me olvide de los momentos en que nos hemos encontrado. Después rezar, mirar hacia el Cielo porque Él está para interceder, allí. Él intercede por nosotros. Y después ir a la misión, lo que no quiere decir que todos deben ir al extranjero; salir en misión es vivir y dar testimonio del Evangelio, es hacer saber a la gente cómo es Jesús. Y esto, con el testimonio y con la Palabra porque si yo digo como es Jesús, como es la vida cristiana y vivo como un pagano, aquello no sirve. La misión no va”.

Que miremos siempre hacia el cielo mientras nos mantenemos firmes en la misión de proclamar el Evangelio a través de nuestras palabras y nuestras acciones en la Tierra.
 

(Daniel Conway es integrante del comité editorial de The Criterion.)

Local site Links:

Like this story? Then share it!